Los detectives privados están obligados a confeccionar informes por cada encargo investigador que realicen la Ley de Seguridad Privada indica los aspectos fundamentales que debe de recoger.

Es un documento formal que únicamente puede ser confeccionado por el detective contratado y en el que se plasman los hechos observados, el cual será entregado al cliente a la finalización del encargo, obviando en el mismo todo aquello que no tenga que ver con el objeto de la investigación.

Si fuera necesario, estos informes serán ratificados por el detective en sede judicial, convirtiéndose el mismo en un valioso elemento para aportar.

Los detectives privados están considerados como testigos cualificados en estos casos siendo imprescindible por tanto que sus actuaciones se ajusten en todo momento a lo legalmente establecido.

Contrate exclusivamente a detectives privados legalmente habilitados, evitará de esta manera futuros problemas tanto sobre la elaboración del informe correspondiente (lo más normal es que no lo haga) como infracciones administrativas o penales.